Dimitrii Chursin

Dimitrii Chursin

En 2014, Dimitrii Chursin llegó procedente de Moscú a nuestro país, donde se instaló con su familia. Odontólogo de 33 años, es uno de los voluntarios de la Clínica Solidaria de Valencia, experiencia que valora muy positivamente a lo largo de la conversación que hemos mantenido con él.

— ¿Cuanto tiempo llevas en Odontología Solidaria?

— Empecé la primavera pasada. Me invitó mi esposa, Mariia, que también es voluntaria en la clínica de Valencia. Yo nunca había trabajado en una entidad solidaria, y decidí probarlo. Ahora puedo decir que estoy muy satisfecho con la experiencia, y le doy las gracias a mi mujer por invitarme a la Clínica Solidaria. Hasta ese momento, en realidad yo no sabía que me gustaba ayudar a la gente. Me gusta cuando veo que un paciente está contento, que sale de la consulta con una sonrisa, feliz. Cuando esto pasa, tengo también una sensación de alegría, me da muchas fuerzas para mi mismo. Me da fuerzas para seguir adelante. A veces nuestro trabajo es muy duro, pero cuando ves a un paciente contento, y que te comenta que su vida ha mejorado mucho, es algo que vale mucho la pena. Es un gran estímulo

—  ¿Por qué dices que vuestro trabajo es muy duro?

— A veces hay mucho estrés. Se deben tomar decisiones, tenemos una responsabilidad. Los pacientes que acuden a la clínica tienen muchos problemas, y a menudo un problema conlleva otro problema. Normalmente, su estado bucal es un reflejo de su estado general, de la vida que llevan. Nosotros entendemos perfectamente que nuestros pacientes son personas que tienen muchas dificultades, y podemos solucionar al menos una parte de estas dificultades. Para un paciente es muy importante volver a sonreír, no tiene precio.

— Coméntanos un poco cómo es el trato con los usuarios de la clínica en el día a día…

— Depende de las personas. Hay casos muy complicados, sobre todo en los pacientes que tienen algún tipo de discapacidad. Debemos estar preparados para estos casos, prestarles la misma atención, y en ocasiones es algo difícil, porque nos enfrentamos a situaciones bastante complicadas. También hay ocasiones en las que debemos explicar al paciente cuestiones básicas de higiene oral, explicarle por qué su salud bucal es importante y el modo en que ésta influye en su vida. Cualquier tratamiento, por más bueno que sea, no aguantará mucho sin que el propio paciente se esfuerce en mantenerlo: su salud bucal también depende de él. La educación de los pacientes es muy importante.

— ¿Dirías que en Odontología Solidaria has aprendido más a nivel profesional o a nivel humano?

— En los dos niveles. Como te decía, en la parte odontológica nos enfrentamos a casos clínicos complicados que implican tomar decisiones. Normalmente, hablo con mis colegas, con  protésicos dentales y con otros odontólogos, para poder elegir una mejor solución para mi paciente. Pero el factor humano influye mucho. Ahora entiendo perfectamente como es trabajar con personas con dificultades de varios tipos, con problemas graves. Es muy importante saber tratar a estas personas, y es la mejor experiencia posible. Para mi todos los pacientes son iguales; según los casos, el abordaje es diferente, pero el resultado tiene que ser siempre el mismo, un buen tratamiento.

— ¿Cómo definirías el ambiente de trabajo?

— Es un ambiente de respeto mutuo, que te aporta la sensación de equipo. En cualquier momento puedes pedir ayuda a tus compañeros de trabajo, siempre funciona el apoyo entre nosotros. Si un compañero no alcanza a atender a su paciente debido al trabajo que tiene, yo me encargo de atender a este paciente para que no espere. Es como una familia, el componente de amistad está presente. Y el respeto, insisto: sin respeto no puede existir un un equipo, ni una familia.

— ¿Cómo explicarías lo que hacemos en Odontología Solidaria a alguien que no supiera nada de nosotros? 

— Le diría que lo que hacemos es mucho más que solo trabajo, es otro nivel. Como personas de un mundo abierto, del espacio único que es nuestro planeta, es mejor que nos ayudemos entre nosotros compartiendo nuestra experiencia independientemente del país, de la religión o de lo que sea. Cada uno de nosotros tiene capacidad para mejorar este mundo. Yo no sé hacer muchas cosas, pero soy odontólogo, y si mi trabajo hace un poco mejor este mundo, no deseo más. Cada día vemos como cambiamos la vida de nuestros pacientes, y esto es lo mejor de todo.

Pin It on Pinterest

X

Odontología Solidaria utiliza cookies y otras tecnologías para mejorar vuestra experiencia en nuestro sitio. Por el hecho de continuar utilizando nuestra web, se acepta la instalación de cookies tal y como se establece en la Política de cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close